10 SEÑALES DE UN JEFE TÓXICO

Home / Blog / Liderazgo / 10 SEÑALES DE UN JEFE TÓXICO

10 SEÑALES QUE NOS ADVIERTEN DE LA PRESENCIA DE UN  JEFE TÓXICO

Un mal jefe puede hacer de un maravilloso trabajo  una pesadilla. Todos hemos oído historias sobre jefes complicados de tratar o simplemente tóxicos, incluso hemos tenido que trabajar con ellos, por experiencia propia resulta muy duro, en mi caso hasta el punto de ser despedida. Puede ocurrir que las señales aparezcan en el proceso de selección o ya cuando estamos trabajando.

10 señales de que un jefe es tóxico:

1. Comportamiento irrespetuoso:     Un comportamiento poco respetuoso o poco profesional puede ser no responder a los mensajes o correos  que no se responden o en los que se aprecia indiferencia y retrasos en la respuesta sin la más mínima disculpa. Estos comportamientos durante el proceso de selección ya denotan que ese jefe o superior será de una trato dificil.

2. Indicaciones visuales: Observemos las miradas del feje o superior, si nos mira de arriba a abajo o de abajo a arriba, si nos tiende la mano saludando de forma amigable o si nos ofrece un saludo mostrando su superioridad que podríamos equiparar a un comentario de menosprecio.

3. Lenguaje corporal defensivo: Si encontramos un superior inseguro y tu eres muy bueno en tu trabajo puede tener miedo debido a su inseguridad de perder poder y desde su puesto de jefe hacernos la vida dificil e incluso imposible. Si tu jefe evita el contacto visual rebuscando entre sus documentos mientras nos habla y lo hace cada vez que nos trata esta emitiendo señales corporales nada positivas.

4. Actitud negativa: Si la persona que nos entrevista demuestra falta total de interés en la conversación, bajo entusiasmo, puede que tenga un mal día o simplemente puede ser un jefe rarito.

5. Excesivo nerviosismo: Observar comportamientos compulsivos, nerviosos denotan su nivel de estrés y eso no es positivo para los trabajadores ni para la empresa, si te incorporas a su compañia inténta evitar los días en que lo veas más estresado.

6. Falta de confianza en los demás: Un jefe tóxico que demuestra desconfianza hacía tiene su empresa y cuales considera que son sus causas, si la respuesta es que la culpa es de otros, de la organización o cualquier otra excusa tenemos delante una persona que como feje o gerente no se responsabiliza y que tiene a culpar a otros ya que no confia en ellos.

7. Usar el miedo como motivador: La labor del jefe es crear equipos que trabajen juntos, concentrados y que obtengan los fines o objetivos que persigue la empresa. Debemos tener cuidado si observamos falta de respeto al equipo ya el superior puede intentar recurrir a metodos como amenazas o comentarios negativos, incluso el despido respecto a algún empleado para que trabajen del modo que ellos quieren, considerando que esta actitud motivará a su equipo.

8. Palabras negativas: Nuestros oidos son el mejor medio para detectar la negatividad de los demás. La elección de nuestras palabras dice mucho de nosotros 1mismos y es capáz de subir o bajar la energía de una habitación, incluso de una empresa. Comenzando frases con mensaje negativo y tratando de difundirlas entre nuestros oyentes sólo genera negatividad que se extiende a todos los ambitos de nuestra vida y nuestro trabajo. Cuidado pues con estos jefes que con sus palabras nos bajan el ánimo y nos transmiten negatividad. Si algo así  ocurre en tu entorno intenta cambiarlo, usa frases positivas y animosas para generar un ambiente más agradable y quién sabe incluso a lo mejor puedes cambiarle la vibración negativa a tu jefe.

9. Extrema amabilidad: Puede que no sea frecuente pero un jefe extremadamente amable puede resultar nefasto ya que mientras decida mantener su amabilidad todo irá bien, puede que lo haga por no tener que enfrentarse a su empleado y comentarle cómo quiere que haga ciertos trabajos. Pero el día que decida dejar la amabilidad a un lado puede que acabes en la calle como me ocurrió a mi. En mis comienzos yo trabajaba en un despacho de abogados bastante reconocido, tenía un jefe siempre sonriente y aparentemente amable, aunque esto distaba bastante de la realidad ya que se dedicaba a contar sus batallitas con su yate, la pesca y sus magnificos viajes, en realidad lo que hacía era entorpecer el trabajo y que yo nunca acabara a mi hora. -centrandonos en el caso de la extrema amabilidad, llego la época de Navidad y la fiesta de Fin de Año caía en miercoles, por tanto jueves era fiesta y el dos de Enero era viernes y trabajabamos sólo cuatro horas, como yo tenía planes en otra ciudad le informé de mi viaje y me dijo que sin ningún problema podía cojer ese día ya que llevaba varias semanas saliendo casi una hora más tarde todos los días. Mi sorpresa fue cuando llegué el lunes y vi malas caras hasta que una compañera me informó que iba a ser despedida. Fue un despido totalmente injusto ya que yo tenía ese día concedido como fiesta desde hacía más de una semana, pero a él le dío igual y yo casi preferí dejar a un jefe tan particular y tóxico.

10. Pensar sólo en sí mismo: Si a tu jefe le parecen sus ideas más importantes que las del del resto del equipo o si al hacerte una pregunta no te deja responder y se limita a lanzar la cuestión y responderse él mismo es indicativo de que será difícil trabajar con él.

Estos comportamientos pueden indicarnos que estamos ante un jefe tóxico, no obstante tampoco debemos preguzgar a los compañeros o superiores y observar si esos indicativos son realmente parte del comportamiento tóxico o fruto de un mal día o una época complicad

Compartir:
Related Posts

Leave a Comment

Recent Posts
Categorías
LA IMPORTANCIA DE LA PRIMERA IMPRESIÓN